La evolución del diseño arquitectónico de CAD a BIM a IA

 

Cuando una parte importante del sector de la construcción todavía se está adaptando a la era BIM, la siguiente (re)evolución ya está aquí en la forma del diseño asistido por Inteligencia Artificial (IA).

¿Hacia dónde vamos? La humanidad evoluciona hacia un mundo donde el Big Data, el Machine Learning y en definitiva la IA, va a tener un rol clave, sobre todo impulsada por las comunicaciones (5G, fibra óptica), la enorme capacidad de la computación (la computación cuántica ofrecerá capacidades inimaginables) y la economía colaborativa.

Por otro lado, la crisis de la pandemia deja un mundo en donde las necesidades de construcción de vivienda sostenible se disparan y en donde la digitalización de las empresas se convierte en fundamental, impulsada por el teletrabajo y la búsqueda de la mayor eficiencia, todo ello acompañado por la apuesta global por la sostenibilidad donde la adopción de los procesos digitales es crucial para lograr el reto de la descarbonización del sector.

En comparación con otros sectores que han ido digitalizándose en las últimas décadas, el sector AEC lleva retraso, si bien las startups de la nueva revolución #PropTech poco a poco van ayudando a que los grandes actores del sector, como inmobiliarias, promotoras, constructoras, urban planners y oficinas de arquitectura e ingeniería, vayan digitalizando y optimizando sus procesos.

Las herramientas CAD que sustituyeron a los tiralíneas fueron una disrupción permitiendo una productividad mayor del desarrollo y gestión de los proyectos. La aparición de BIM ha sido una auténtica revolución, permitiendo una mayor optimización de los procesos de trabajo y un cambio en la manera de trabajar y de pensar el proyecto arquitectónico. Sin embargo, ya han pasado varias  décadas desde su inicio a finales del siglo XX.

Aunque haya cambiado la manera de trabajar y se haya optimizado el proceso de diseño, el producto siempre ha sido el mismo en el sector de la arquitectura, es decir, la definición del proyecto arquitectónico, ya sea en papel, CAD o BIM, el cual debe responder de forma óptima a las distintas circunstancias y factores que le son de aplicación, tanto exógenos como endógenos, como son los aspectos urbanísticos, de diseño de producto, de coste o la eficiencia energética y la sostenibilidad.

Si desde el diseño manual al CAD se automatizaron fundamentalmente las tareas de dibujo arquitectónico y expresión gráfica, del CAD al BIM se digitalizó la coordinación geométrica y documental del proyecto, al trabajar en un único modelo 3D que integra toda la información del edificio.

 

Hoy la irrupción de la Inteligencia Artificial y el Machine Learning en el proceso de diseño supone un gran avance, el siguiente paso en la evolución del sector AEC: La IA nos permite digitalizar el conocimiento arquitectónico y ponerlo en las manos del diseñador.

 

Con la IA ya no creamos el modelo directamente nosotros trabajando desde abajo y desde cero, como se hace en CAD o BIM, sino que el diseñador con la IA administra el conocimiento necesario para encontrar la solución que mejor cumple con los criterios introducidos y generar la solución arquitectónica óptima en tiempo real. Además, la automatización de la generación geométrica del diseño que supone la IA permite sincronizar en tiempo real todos los datos asociados, (superficies, presupuesto, eficiencia energética…) de forma que nos permite conocer el impacto exacto que tienen nuestras decisiones de diseño de forma instantánea.

Bienvenidos a la IA, el tiempo de mejorar procesos y de aumentar drásticamente la capacidad de los diseñadores para poder dar respuesta a las necesidades actuales y construir un mundo mejor.

Post relacionados